inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 16 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Columnista
Tratados y ladrones
por:   Por Juan José Toro Montoya       [2012-10-04  -  09:44:52]

En términos leguleyescos, el Tratado de 1904 fue suscrito mediante la violencia y las legislaciones de todo el mundo consideran ilegal o no firmado cualquier contrato (o tratado, si seguimos con la asimilación) suscrito en esas condiciones

El Diccionario Jurídico de Manuel Ossorio dice que un tratado internacional es “todo acuerdo entre sujetos o personas internacionales” y habla de dos variantes: tratados-acuerdos y tratados-contratos. Por su contenido, el “Tratado de Paz y Amistad entre Chile y Bolivia”, suscrito en Santiago el 20 de octubre de 1904, pertenece al primer tipo; es decir, es un tratado-acuerdo.

Ahora bien, un acuerdo internacional es el que surte efectos “mediante la concurrencia de las voluntades de los diversos Estados que lo adoptan o suscriben o que se adhieren posteriormente”.

Debido a un elemento clave, la voluntad o el consentimiento, un tratado internacional es para los países lo que un contrato para las personas; es decir, un “pacto o convenio entre partes”. Si continuamos con la construcción jurídica habría que agregar que un contrato es ley entre partes y, por tanto, los suscribientes están obligados a su cumplimiento.

Desde ese punto de vista, el actual presidente de Chile, Miguel Juan Sebastián Piñera Echenique, tiene razón al exigir el cumplimiento de tratados y advertir que se los hará cumplir “con toda la fuerza del mundo” (recuérdese que el lema del escudo de Chile es “Por la razón o por la fuerza”).

Lo que Piñera no hace, ni hizo ninguno de sus antecesores, es hablar de las circunstancias que llevaron a Bolivia a firmar el famoso Tratado de 1904.

Como todos sabemos, Chile invadió territorio boliviano el 14 de febrero de 1879 haciendo uso de la violencia y avanzó sobre nuestro país utilizando tropas militares y armamento. No sólo se apoderó de Atacama, sino también de territorio peruano al extremo de ocupar la capital de ese país, Lima, el 17 de enero de 1881.

Los tratados posteriores a la Guerra del Pacífico se firmaron con la presión que significa tener a un ejército enemigo ocupando nuestras ciudades y cometiendo todo tipo de tropelías. Si seguimos asimilando los tratados a los contratos, la presión fue tanto como poner un revólver en la cabeza de una persona para que estampe su firma.

El Tratado de 1904 se firmó así, bajo presión, y, por ello, no intervino el elemento clave de cualquier acuerdo, la voluntad, el consentimiento.

En términos leguleyescos, el Tratado de 1904 fue suscrito mediante la violencia y las legislaciones de todo el mundo consideran ilegal o no firmado cualquier contrato (o tratado, si seguimos con la asimilación) suscrito en esas condiciones. El Código Civil Boliviano dice, por ejemplo, que “no es válido el consentimiento prestado por error, o con violencia o dolo” (Art. 473) mientras que el Código Civil Chileno dice algo parecido: “Los vicios de que puede adolecer el consentimiento, son error, fuerza y dolo” (Art. 1451).

Exigir respeto a un tratado impuesto por la fuerza de una ocupación militar es tanto como que el ladrón que entró a nuestra casa y se apoderó de ella nos exija que respetemos el contrato que nos hizo firmar a punta de cañón.

Si Chile quiere usar la fuerza, como al parecer se lo impone su escudo, sería bueno que sus autoridades repasen el Artículo 1457 de su Código Civil: “Para que la fuerza vicie el consentimiento no es necesario que la ejerza aquel que es beneficiado por ella; basta que se haya empleado la fuerza por cualquiera persona con el objeto de obtener el consentimiento”.

Más claro aún es el Artículo 432 de su Código Penal: “El que sin la voluntad de su dueño y con ánimo de lucrarse se apropia cosa mueble ajena usando de violencia o intimidación en las personas o de fuerza en las cosas, comete robo; si faltan la violencia, la intimidación y la fuerza, el delito se califica de hurto”.

El autor es Premio Nacional en Historia del Periodismo www.columnistas.net

<--- ATRAS







 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com