inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 21 de Septiembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Columnista
La diplomacia de los pueblos habladores
por:  Por Gonzalo Mendieta Romero       [2013-11-16  -  03:47:28]

La diplomacia de los pueblos incitó a Evo a advertir que hablará con Chile sólo si los chilenos le mandan una propuesta escrita. Esa declaración fue un ejercicio de prevención ocioso. No hay para qué decir todo lo que se piensa por TV; hay medios más eficaces. Incluso un e-mail al canciller sería mejor.

No sé qué logra el Gobierno nacional al hacer rígida su posición en público: ¿quizá espantar su propio miedo al marrullero interlocutor chileno? A modo de ejemplo, no imagino a los mesurados diplomáticos que han sucedido aquí a los imperiales procónsules gringos, sostener ante la prensa que para dialogar exigen el compromiso boliviano de no ser insultados más.

Esa declaración presidencial se asemeja a la ingenua pretensión de -dicho en criollo- no ser mamados, antes siquiera de tomar el té. No serán poses en público las que exorcicen la frustración de no haber logrado nada respecto del mar, en 130 años. Incluso si vencemos en La Haya, ganaremos sólo el derecho a hablar (negociar) "de buena fe” con Chile sobre una salida soberana al Pacífico. Nadie nos dará garantías de resultado, antes de negociar. El calor sofoca la reflexión en la sede de Gobierno, pues no es sólo el supremo Gobierno y su patriarca (dudo dónde es más preciso insertar el adjetivo "supremo”) los que lo padecen. También el embajador de España hizo sonoro su clamor: ¡Ley de Inversiones, ya! Lo hizo para impedir "un escenario de incertidumbre para las empresas que deseen invertir en Bolivia”. Bierce decía que "la diplomacia es el patriótico arte de mentirle al propio país”. Ignoraba él que hay diferencia entre una mentira pueril y otra sutil, bien empaquetada; y que lo usual es, más bien, engañar a la nación ajena.

No espero de un embajador extranjero el candor con el que el Gobierno boliviano encara sus entuertos. Sí sería entretenido, empero, admirar la astucia de diplomáticos adiestrados en el rodeo verbal. Lo que tenemos, en cambio, son indicios de que, para algunas embajadas, merecemos declaraciones condescendientes, como las que hacían repetir a los tarijeños: "dile al tonto fuerte y verás cómo puja”.

Si sólo falta una ley para que arriben las inversiones españolas, si de lo que se trata es de una formalidad legal, hay que preguntar por qué no basta la Constitución boliviana -tan celebrada por varios embajadores- que contiene garantías expresas. También está vigente el acuerdo de inversiones con España y la Ley de Inversiones de Jaime Paz, que nadie se ha ocupado de abrogar.

Es obvio que lo que está en juego no es una formalidad. Lo que ciertas embajadas desean es el compromiso del Gobierno de que no incurrirá en más nacionalizaciones sin protocolo. Si lo que falta entonces no es una ley, en el crudo terreno de los hechos, incluso si el Gobierno se comprometiera, ¿es seguro que las inversiones llegarían?

Tratar con la punta del zapato a la inversión extranjera no es buen negocio para Bolivia. Pero el libreto de que es suficiente remozar nuestro sistema legal para ser modelos con minifalda, lo seguimos ya al pie de la letra en la década de los años los 90. Y, en general, obtuvimos inversiones extranjeras como las que trajo Pizarro al entrar a Cajamarca: las que se fijan en los rentables recursos naturales. Por lo demás, no veo a muchos inversores españoles, en las circunstancias que viven, comprando pasajes a Bolivia.

Finalmente, como fruto del calor, el representante del Banco Mundial dijo, en la misma onda paternalista, que hay un buen clima de inversiones en Bolivia, "pero que se puede hacer más”… Al oírlo, dudé si, por ejemplo, el representante del Banco Mundial en Madrid preferiría afirmar que la tasa de 25% de desempleo es alarmante o que "España tiene buenos índices de empleo, pero se puede hacer más”.

Es mejor callar o murmurar en los corredores, si un mensaje duro no se puede empacar dentro de una mentira sutil. El silencio es, en ese caso, más ingenioso que el ruido. Y, como decía Shaw, soy tan partidario de la disciplina del silencio, que podría hablar horas sobre ella.

Gonzalo Mendieta Romero es abogado.

<--- ATRAS







 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com