inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 20 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Columnista
La lección de Sucre y Quillacollo
por:   Por Rafel Puente       [2011-12-23  -  08:54:21]

Las elecciones del pasado domingo para las alcaldías de Sucre y Quillacollo han dado un resultado adverso para el MAS (e indirectamente para el Gobierno), lo que constituye una lección que deberíamos aprend er.

Cuando se logra la suspensión -y posterior renuncia- de los respectivos alcaldes de dichos municipios, elegidos democráticamente en abril de 2010, y más allá de la justificación de esa suspensión (éste es otro tema para discutir en otro momento), se comete un error que ahora estamos pagando. El error consiste en que se aprovechó su suspensión, que podía tener razones valederas, para lograr la elección de sendas alcaldesas interinas pertenecientes al MAS, para lo cual no podía haber razones valederas.

¿No hubiera sido lógico respetar la voluntad popular expresada en las elecciones de abril y permitir que sea elegido un alcalde o alcaldesa de la organización política ganadora? Al no hacerlo así, hemos dado lugar a la acusación de que se estaba manipulando al Ministerio Público sólo para cambiar el resultado de las elecciones -primer daño a la popularidad del MAS y del Gobierno (y del Ministerio Público)-, pero además se estaba preparando el resultado adverso que ahora hemos cosechado segundo daño-. ¿Será que aprenderemos la lección?

Y no estamos considerando otras debilidades, como la pertinencia de las personas concretas que fueron a ocupar esas alcaldías, ni los resultados de su gestión; y tampoco estamos considerando la pertinencia de los nuevos candidatos presentados para esta elección reciente; no porque una y otra carezcan de importancia, sino porque la lección específica de estas elecciones es la otra, la de no haber respetado democráticamente una correlación de fuerzas que no nos beneficiaba.

Este error generó un desprestigio para nuestro Gobierno y su instrumento, por un lado, pero además puso en marcha ese sentimiento muy propio de nuestro pueblo -recordemos el “voto condolencia” tras la muerte de Max Fernández-, el sentimiento de solidarizarse con la víctima de cualquier agresión, injusticia o desgracia. Más bien que la votación no ha sido tan adversa, sobre todo en Quillacollo, como hubiera sido de esperar (probablemente por las amenazas, tampoco muy democráticas, de que un voto opositor iba a dejar al municipio completamente huérfano del favor del Gobierno).

Si no hablamos de Pazña, donde sí ganó el MAS, es porque en este momento todos sabemos que la lógica rural funciona de manera diferente a la lógica urbana, y porque lo que interesa es sacar una lección de los resultados adversos.

¿Será que no aprendemos esta lección? Me atrevo a preguntarlo así, en negativo, porque en los mismos días en que se sabía el resultado de las elecciones en Sucre y Quillacollo, la prensa daba cuenta de la suspensión del gobernador del Beni, y su consiguiente sustitución por un asambleísta del MAS. ¿No es más de lo mismo? ¿No habíamos cometido el mismo error en Tarija, donde a pesar de tener un gobernador intachable el desprestigio del MAS va en aumento? ¿Vamos a hacer ahora lo mismo en el Beni, donde nos ha costado tanto el buen resultado obtenido en abril de 2010?

Peor aún, vemos que en Santa Cruz también se está preparando la defenestración del gobernador Costas, y se está dando lugar a que los portavoces de la oposición aseguren que la intención es sustituirlo con un masista. Y ojo, no estoy defendiendo para nada la posición ni la calidad política de los dos gobernadores defenestrados, ni del que pudiera ser el próximo; estoy valorando el hecho de que fueron ganadores legítimos de unas elecciones, y estoy anotando que al agredirlos -para ocupar nosotros su lugar- estamos agrediendo a la población que los eligió.

No nos extrañe que a mediano plazo el resultado sea el mismo, que estemos labrando futuras derrotas en esos tres departamentos. Lo peor que podemos hacer con un adversario político es convertirlo en víctima, porque de esa manera sólo estaremos provocando el fortalecimiento político de la oposición.

Ojalá me equivoque.

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.Pagina Siete

<--- ATRAS







 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com