inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 12 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Ecologia
La contaminación del lago Titicaca


[2015-05-12]
La contaminación del lago Titicaca Aunque las señales han ido llegando constantemente desde hace mucho tiempo, es ahora, que quizá sea demasiado tarde, que los habitantes de las poblaciones que rodean al lago Titicaca han decidido "exigir al Gobierno soluciones concretas” a la contaminación que lo afecta.
Las señales, decíamos, son de larga data. Y es que al crecimiento de las poblaciones aledañas y al incremento del turismo se ha sumado la mancha urbana metropolitana de El Alto que desvía sus desechos a vertientes que van a dar al Titicaca. A todo esto habría que agregar, además, las malas costumbres de sus habitantes y visitantes, que no tienen ni tuvieron nunca reparos en echar basura a sus orillas.
Con todos estos factores y otros más, la contaminación de uno de los más hermosos y valiosos patrimonios naturales de Bolivia y Perú es ya insostenible: hace algunas semanas llamó la atención el cambio de color de las aguas, la presencia de espuma en las orillas y, lo que es más alarmante, la muerte masiva de anfibios y aves en las orillas, a lo que debiera sumarse la constante desaparición de especies de peces que hacen que una de las actividades de la región, la pesca, esté en riesgo. Según el informe de la Autoridad del Lago Titicaca, que depende del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas, "la situación es controlable y no es alarmante” si se toman acciones inmediatas, y es precisamente en demanda de estas acciones concretas que los habitantes de los municipios lacustres anuncian paros y movilizaciones de protesta.
No se sabe a ciencia cierta cuáles podrían ser estas acciones, pues, como es conocido en temas ambientales, los daños sueles ser difícilmente reversibles y las "acciones”, si es que realmente se adoptan, demoran mucho tiempo en mostrar algún resultado. En otras palabras: cuesta muy poco dañar y contaminar un espacio, y es muy dificultosos -cuando no imposible- reparar el daño causado. Por otro lado, como se ha visto en el caso del Titicaca, no existe una estrategia nacional que pueda ser aplicada de inmediato, más bien se están "diseñando” estrategias aún no consensuadas y menos probadas. El Ministerio de Medio Ambiente presentó un diagnóstico de la situación, pero aún no se tiene una hoja de ruta con pasos a seguir.
Es más, pareciera que a las autoridades departamentales les preocupa más el problema social que pudiera derivar de las protestas de los comunarios (que hablan de una "guerra por la contaminación”) que la implementación de una política seria de preservación de este espacio.
Aunque la situación se ha hecho crítica por las lluvias que desencadenaron un arrastre de material orgánico que saturó el lago de elementos tóxicos (que resultaron letales para la fauna), la presencia de basura y metales pesados -algunos de origen minero y otros industriales- en sus aguas ha sido advertida muchas veces sin que eso apurara una reacción de parte del Gobierno. Más aún, se ha anunciado con bombos y platillos que el 2016 el lago Titicaca será escenario del paso de una nueva versión de la competencia del Dakar, que ya no sólo atravesaría el Salar de Uyuni sino también esta región; y este paso, por el que se ha festejado como si se tratara de un triunfo, le costará al país exorbitantes sumas en pago a los organizadores.
No es entonces creíble que se busquen con seriedad alternativas y/o respuestas a esta situación; hacerlo implicaría necesariamente una enorme inversión para que el lago deje de recibir los residuos que han terminado por asfixiarlo; además de regular la actividad minera e industrial que contamina sin piedad esta y otras regiones; cambiar las costumbres y hábitos de millones de habitantes en los municipios aledaños; incursionar en un turismo amigable con el medio ambiente (si es que existe) y una larga enumeración de tareas que lindan, por ahora, con la utopía. Lo que sí está al alcance de la mano es dejar de lado acciones que incrementen el daño: impedir, por ejemplo, que una masiva competencia de autos y hasta camiones se instale en sus alrededores sería un gesto que mostraría un verdadero interés en la preservación de este hermoso lago.
Es más, pareciera que a las autoridades departamentales les preocupa más el problema social que pudiera derivar de las protestas de los comunarios.
Impedir, por ejemplo, que una masiva competencia de autos y hasta camiones se instale en sus alrededores sería un gesto valioso para su preservación.
Pagina Siete editorial








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com