inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 12 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Ecologia
Acuerdo contra el cambio climático


[2016-10-29]
Por primera vez en la historia, los países del mundo se han puesto de acuerdo en una serie de medidas vinculantes y globales para enfrentar el calentamiento global. Tras varios años de fracasos y acuerdos fallidos, el pasado diciembre en París se diseñó un acuerdo marco destinado, entre varios aspectos, a frenar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, logrando que la temperatura del planeta esté "claramente por debajo” de los dos grados respecto de los niveles que existían antes de la Revolución Industrial.

Una medida de esta naturaleza ha requerido un largo debate mundial: tras el Protocolo de Kyoto (1997), que nunca fue ratificado por EEUU –mayor emisor de gases de efecto invernadero a nivel mundial en ese entonces- y que no entró en vigor hasta el 2005; hasta el año 2009, sólo 187 Estados habían ratificado el protocolo.

Con todo la COP 15 (Conferencia de partes de la Convención de Naciones Unidas sobre el cambio climático) de Copenhague de 2005 y los sucesivos encuentros mundiales aunque fueron profundizando el debate informado sobre el tema, no consiguieron el respaldo que se obtuvo el año pasado en París.

Sin embargo, el mismo acuerdo de París pudo quedarse en el plano declarativo de no haber obtenido la ratificación (compromiso) de las principales naciones "contaminantes” del planeta. Para su activación hacía falta la ratificación de al menos 55 países y que éstos fueran responsables de al menos un 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Tras el compromiso de China y EEUU, y el sí de la India, el bloque de países europeos selló el mayor logro de combate al cambio climático de la historia. En su ratificación del pasado 4 de octubre, la Unión Europea ha prometido emitir al menos un 40% menos de emisiones contaminantes hasta 2030 frente a los niveles de 1990. Aún no está definido en concreto cómo se conseguirá la meta.

Lo importante, empero, es que este 4 de noviembre, días antes de que se inicie la COP 22 en Marruecos, este acuerdo mundial entrará en vigor. La esperanza es grande, aunque los mecanismos que deban adoptar las naciones para cambiar su modelo contaminante por otro más limpio y sostenible es aún un gran desafío. A pesar de ello, el que un coro tan amplio de naciones del mundo –entre las que está Bolivia- esté asumiendo la responsabilidad de frenar o atenuar los impactos del calentamiento global es una puerta de esperanza para la humanidad.

Si en algo se está avanzando a nivel global es en la convicción de que aunque las actuales sociedades no sean responsables de la acumulación de contaminación que enfrenta actualmente el planeta y que lo pone al borde del colapso, nosotros y las generaciones venideras seremos quienes enfrenten las consecuencias. Esta certeza, que ya estamos viviendo día a día en los más diversos puntos del globo terráqueo, nos lleva a repensar no sólo nuestra forma de vida, sino los modelos de desarrollo.

Es el caso de Bolivia. Parte fundamental del discurso boliviano de defensa de los derechos de la Madre Tierra parte de otorgar la responsabilidad de la actual crisis ambiental al capitalismo y a las naciones poderosas ("no somos guardaparques” de los países ricos y capitalistas, es una de nuestras muletillas). Nadie, en efecto, quiere ser guardaparques de nadie, ni rico ni pobre, pero aquí no radica el dilema: el problema es que queramos o no, las consecuencias del cambio climático las enfrentan los ciudadanos a nivel local y hasta personal, y en ese momento importa muy poco quién puso la piedra original. En este orden, las naciones, especialmente las más pobres y vulnerables, deben elegir entre tener mejores condiciones para enfrentar los problemas o entregarse al infortunio echando la culpa a un autor intelectual difuso. El reciente huracán que devastó Haití y que en su paso por Nueva York dejó apenas cuatro víctimas es más ilustrativo que cualquier discurso. Por ello, Bolivia debe pensar cuidadosamente su política de protección a su mayor tesoro: los bosques y dejar el inmediatismo desarrollista para protegerlos.

PAGINA SIETE editorial








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com