inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 23 de Julio de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Economia
La “enfermedad holandesa” en Bolivia


[2017-07-03]
"Lo que hemos importado como país se ha incrementado, entre 2005 y 2015, ¡casi un 3.000%!”.

Un artículo que critica los efectos no controlados del modelo económico actual (que se expone en la nota sobre Luis Arce En economía se conoce como "enfermedad holandesa” a los problemas que se generan por los ingresos extraordinarios de divisas a un país en un periodo de tiempo determinado y que luego generan un "padecimiento” a las cuentas de la balanza comercial (exportaciones-importaciones) de dicho país.

En Bolivia, como resultado del incremento de ingresos de divisas por un aumento muy grande en el precio de los productos clasificados como exportaciones "tradicionales” del país, como el gas y minerales, entre 2004 y 2014, se ha visto afectada la competitividad de las exportaciones no tradicionales del país (agro-industriales, textiles, forestales, etc.) y de las exportaciones netas, por un aumento mayor de las importaciones que el de las exportaciones.

En términos de porcentaje, lo que hemos importado como país se ha incrementado, entre 2005 y 2015, ¡casi un 3.000%!

Para la economía nacional eso significa una creciente salida de divisas; significa que después de 10 años de la mayor bonanza económica de nuestra historia volvimos al punto de partida con un déficit comercial récord; que no supimos aprovechar la oportunidad de cambiar la matriz productiva de nuestro país, de una economía rentista cuasi mono-productiva (gas) a una diversificada y con mayor valor agregado; y que producimos muy poco de lo que consumimos, incluyendo productos básicos como los alimentos.

La tendencia en importaciones durante esta última década ha sido de un crecimiento anual de más del 200% y sigue in crescendo año a año. En los últimos 10 años, hasta 2015, según datos del INE, se han importado 22.500 millones de dólares, que nos significan una sangría de salidas de divisas al flujo de nuestra economía.

Diversificación productiva

Lo que el Gobierno debió haber hecho con los flujos excedentes del gas (de los contratos que heredó con Brasil y Argentina y gracias al aumento del precio internacional del petróleo que incide en los precios del gas) fue sembrar las condiciones de producción diversificada y con mayor valor agregado de, no sólo los bienes en los que tenemos alguna ventaja competitiva (agro-industria, madera, textiles), sino también en los servicios que como país podemos ofrecer (transporte bioceánico, turismo, etc.) y en energías renovables para el consumo interno, dejando el gas y el petróleo para exportación no sólo a vecinos sino a mercados de ultramar.

Todo esto mediante el fomento de la inversión privada, nacional y extranjera, y no la reducción a su mínima expresión: somos de los países con menor inversión privada nacional con respecto al PIB de todo el continente.

Si bien el empresariado participa como exportador e importador, es importante enfocar los esfuerzos público-privados en los productos en los cuales tenemos ventajas competitivas que han sido descuidados estos últimos 10 años con políticas integrales de fomento a la producción, principalmente de las exportaciones no tradicionales que además diversifican la producción y tienen mayor valor agregado.

En cuanto a las importaciones, no se deben restringir sino más bien fomentar en productos en los que no tenemos ventajas competitivas y que son bienes de capital que sirven como insumo a la producción, incluso de bienes transables (exportables).

En ambos casos, se deben quitar las restricciones al comercio internacional para exportaciones e importaciones y promover acuerdos comerciales con nuestros principales socios y abrir nuevos mercados para derribar barreras arancelarias y para-arancelarias.

De acuerdo con el historial de importaciones hasta 2016, las previsiones de importaciones para los siguientes años seguirán una tendencia creciente, a pesar de la caída de nuestras exportaciones. Esto se ve reflejado en la caída de nuestras Reservas Internacionales Netas.

Es decir que el síndrome de la enfermedad holandesa, cuando las importaciones crecen más que las exportaciones por un crecimiento inicial de estas últimas, sigue plenamente vigente en nuestro país.

Se debe aplicar políticas integrales para combatirla: cambios en la política cambiaria, crediticia, comercial para fomentar las exportaciones no tradicionales, principalmente, y prestar servicios de hub de transporte intercontinental y de turismo, entre otros.

Darío Monasterios / Economista

"Lo que hemos importado como país se ha incrementado, entre 2005 y 2015, ¡casi un 3.000%!”.








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com