inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 23 de Julio de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Economia
El espejismo de los subsidios


[2017-07-29]
En un contexto de ralentización de la economía y de menores ingresos por concepto de hidrocarburos, el Estado boliviano reconoció que destina 717 millones de dólares anuales para el denominado “subsidio energético” para la electricidad y los combustibles. De acuerdo con el Presupuesto General del Estado, el Poder Ejecutivo destinó $us 501 millones en 2017 para subvencionar el diésel y la gasolina, mientras que la estatal ENDE proyecta un gasto de $us 216 millones para lograr una tarifa eléctrica más barata para amplios sectores de la población.

Los subsidios estatales, en toda economía moderna, están previstos para aminorar los gastos de sectores vulnerables de la sociedad. Forman parte de políticas económicas y sociales en países de menor desarrollo, donde los ingresos son reducidos. En el caso boliviano se justifica para una amplia mayoría de la población que aún vive por debajo de la línea de la pobreza. El problema de los subsidios es que también generan distorsiones inadmisibles para una economía frágil y dependiente como es la boliviana. Por ejemplo, el subsidio de los combustibles, que para el caso de la gasolina especial prevé un precio de 3,74 Bs/litro ($us 0,54), siendo que el precio internacional del mismo producto asciende en promedio a 1,02 dólares, unos 7 bolivianos. Solo los países petroleros como Venezuela, Arabia Saudí, Irán, Catar o Ecuador tienen precios más bajos que $us 0,50. Nuestros vecinos cobran más: Perú (0,96), Paraguay (0,98), Brasil (1,09), Chile (1,12) y Argentina (1,30), lo que explica el contrabando de combustibles desde Bolivia.

El costo diferencial entre la producción a precios internacionales y el precio final lo paga el Estado, es decir, todos los contribuyentes. Pero no solo eso. Los beneficiarios de este subsidio no son precisamente sectores económicamente vulnerables. Los sectores de clase media y clase alta también reciben dicho beneficio, con la consecuente distorsión del concepto de subsidio económico. El Gobierno asegura, con razón, que el monto que eroga el Estado para subsidios en hidrocarburos solamente pasó de 1.000 millones de dólares hace una década a un poco más de 420 millones de dólares en 2017. Para la economía boliviana sigue siendo un monto alto. Subsidios, sí, pero cuando sabemos que la ayuda va para quienes lo necesitan realmente. Subsidios, no, cuando tenemos un Estado debilitado en un contexto adverso para la economía. Lo demás puede transformarse en un perverso espejismo. Los gobernantes tienen la palabra, los contribuyentes también.

EL DEBER editorial








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com