inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 19 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Ganador
Del fútbol al mar


[2015-07-17]
Nada es lo que parece
Guillermo Mariaca Iturri

El fútbol es fiasco, desengaño, cabezonería: todo para llegar al gol y el gol no llega. Pero a veces llega y entonces el gol es, también, la consagración de un modo de suponer el mundo: que todo es posible de repente, que no importa el proceso sino ese momento, que uno -su equipo- puede haberse pasado toda la tarde colgado del travesaño y peloteado y que siempre cabe la esperanza del zapatazo salvador.” Quizá el mar sea nuestro gol victorioso.

Del futbol al mar

Uno de los muchísimos sitios de internet referidos al fútbol afirma que fue jugado por primera vez en Egipto, como parte de un rito de fertilidad, durante el siglo III antes de Cristo. Y que incluso los guaraníes, en el siglo XVII, jugaban algo parecido, según cuenta un sacerdote jesuita. Que quienes lo reinventaron con ciertas normas básicas fueron los romanos, que llevaron esta práctica a Britania. Allí, muchos siglos después, los ingleses formularon un código en 1848, dando lugar a lo que hoy conocemos como fútbol.

Claro que estos datos no nos dicen casi nada, excepto que muchísima gente le ha dedicado muchísimo tiempo. Una pequeña prueba de esto es que en Google el fútbol tiene alrededor de 110 millones de entradas sólo en los idiomas de Europa Central. O que las cholitas en nuestra región andina y las mujeres iraníes -aún si tienen que jugar con el velo puesto- se apasionan por patear una pelota. Varios intelectuales de la más diversa índole han pensado el fútbol. Antonio Gramsci: "Este reino de la lealtad humana ejercida al aire libre”. Eduardo Galeano: "Poseída por el fútbol, la plebe piensa con los pies, que es lo suyo, y en ese goce subalterno se realiza”. Albert Camus: "Todo lo que sé de la moral y de las obligaciones de los hombres lo he aprendido del fútbol”. Evgueni Evtushenko: "He creído siempre que el fútbol tiene algo en común con la poesía”. Edgar Morin: "No veo el fútbol como una forma de alienación moderna, lo siento más bien como una poesía colectiva”. Milan Kundera: "El fútbol es un pensamiento que se juega”. Hasta un enemigo del fútbol como Borges: "Todos hablan de fútbol y pocos lo entienden de forma correcta, entonces hacen de un triunfo o una derrota una cosa de vida o muerte”.

La selección nacional de Irak del año 2007 derrotaba en la final de Yakarta a Arabia Saudí 1-0 y conquistaba, por primera vez, la Copa de Asia. Suníes, chiíes, turcomanos y kurdos -enemigos a muerte- se lanzaron a las calles de Erbil, Mosul, Bagdad y Basora desafiando las balas, granadas y obuses para celebrar unidos la victoria, la primera y única alegría común en varios de años de guerra.

El 17 de junio de 1994, el día del partido inaugural del mundial en Estados Unidos, entre Bolivia y Alemania, puede ser calificado sobradamente como el día de la revolución nacional -así de patético es nuestro imaginario nacional-. Creo que ha sido el único día de nuestra historia en el que casi todos los bolivianos nos hemos sentido bolivianos, demostrando que un partido de fútbol puede abolir la desgracia, aunque sea por un momento.

Claro que en nuestro fútbol hasta la esperanza es miserable. No sólo se trata de una plaga de derrotas, ni de una desgracia cotidiana, ni de una mezquindad institucional, ni de la patética conmiseración de todos los vecinos. Nuestro fútbol tiene esa enanez; esa estatura que refleja nuestra vida nacional. Pero quizá ahora, con este asunto del mar, los bolivianos volvamos a sentirnos bolivianos. El fútbol, todo el fútbol, es el contagio de la magia del gol: ese momento que no sucede casi nunca y que, al suceder, hace que todo el resto cobre su sentido. Dice Caparrós: "El gol es una irregularidad, una excepción extrema -porque el fútbol es fracaso casi siempre-. El fútbol ofrece una moraleja que, por suerte, no solemos leer: el 98 por ciento de un partido consiste en intentonas: tentativas fracasadas de aproximación a la única meta decisiva. Una montaña de fracasos y, sin embargo, los jugadores no dejan de intentarlo. El fútbol es fiasco, desengaño, cabezonería: todo para llegar al gol y el gol no llega. Pero a veces llega y entonces el gol es, también, la consagración de un modo de suponer el mundo: que todo es posible de repente, que no importa el proceso sino ese momento, que uno -su equipo- puede haberse pasado toda la tarde colgado del travesaño y peloteado y que siempre cabe la esperanza del zapatazo salvador.” Quizá el mar sea nuestro gol victorioso.

Guillermo Mariaca Iturri es ensayista.








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com