inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 19 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Ganador
Bolivia en los Juegos Olímpicos


[2016-08-13]
Aunque para los bolivianos los Juegos Olímpicos son un acontecimiento distante y ajeno (nuestra participación es cada vez más irrelevante y nuestros deportistas –escasos en número- con pocas posibilidades de alcanzar los niveles de competitividad que hoy se requieren), la realización, cada cuatro años, de este máximo evento deportivo mundial no sólo es una ocasión para el disfrute del deporte como espectáculo, sino para la reflexión sobre la práctica del deporte en nuestro país.

El hecho de que este 2016 los Juegos Olímpicos se estén realizando en Río de Janeiro -es decir por primera vez en nuestro continente- nos permite acortar las acostumbradas distancias: las desigualdades son parecidas, el contexto social y político nos es familiar y la cercanía geográfica nos permite añorar estar presentes.

Claro, es sólo una ilusión, pues viendo por televisión las competencias en las diferentes disciplinas, nos damos cuenta cuán lejos estamos de ello. No se trata, lo vemos en numerosos ejemplos, de falta de talento (existen deportistas destacados y de un desempeño impecable en prácticamente todos los países del mundo) sino de una evidente ausencia de compromiso con el deporte.

En Bolivia, excepto el fútbol y unas cuantas otras prácticas deportivas, son pocas las personas que se dedican persistente y sistemáticamente a la formación y entrenamiento a nivel profesional. Somos un país que ve el deporte como una afición, no como un objetivo de vida y menos de forma profesional, y eso se refleja en cuántos representantes tenemos en diferentes disciplinas, y cómo les va.

A ello se suma, también, la falta de estímulo a la práctica de los deportes, cuya responsabilidad es compartida desde la escuela hasta el Estado. Aunque gobiernos como el actual han invertido millones en los llamados "polifuncionales”, estas edificaciones están, por un lado dedicadas especialmente al fútbol; y por otro, son solamente infraestructuras de cemento, elefantes blancos, sin el acompañamiento de entrenadores o espacios para el ejercicio de un menú más diverso de actividades deportivas. Lo que tenemos son excepciones: personas que contra viento y marea deciden practicar seriamente algún deporte y que, si desean ascender a un nivel competitivo, deben costearse personalmente entrenamientos, entrenadores e incluso espacios deportivos.

Bien se sabe que las instituciones deportivas funcionan mal y poco en el país; y las que existen hacen más en su propio usufructo que en el impulso a los deportistas. Por ello, nuestras delegaciones –los que consiguen clasificar para participar a nivel olímpico- son heroicas, pero esmirriadas y tímidas.

El deporte en estos días, y cada versión de los Juegos Olímpicos sirve para recordárnoslo, exige dedicación perseverante. La calidad, a ratos sobre humana, que exhiben los deportistas, demuestra que el éxito no es atributo exclusivo de las grandes potencias (aunque obviamente éstas tienen mayores posibilidades) sino del esfuerzo compartido entre los deportistas y un contexto favorable (insumos, infraestructura, entrenadores y apoyo familiar y económico). Que Bolivia no haya obtenido ni una medalla olímpica en su historia, no es una casualidad, ni es producto del infortunio nacional; únicamente es la expresión latente de la ausencia absoluta de políticas serias de apoyo al deporte en todos los niveles, desde la escuela. Y este es un mal endémico, cuyos responsables no sólo son los gobernantes sino todos los ciudadanos que aceptan calladamente que el deporte sea sólo un espectáculo de televisión o un vehículo para ganar votos.

En Río, por primera vez en la historia, nueve deportistas bolivianos pudieron clasificarse para participar "seriamente” en diversas competencias: antes, las delegaciones que nos representaban lo hacían en calidad de invitadas, porque todos los países deben tener una representación. Estos nueve deportistas, que han tenido que vencer con escaso respaldo todas las etapas previas, hablan de nuestras limitaciones, pero también de nuestras probables potencialidades.

Pagina Siete editorial








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com