inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 17 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Personaje
La mujer boliviana y el trabajo precario


[2016-10-13]
La iniciativa de dar un día de asueto a todas las mujeres bolivianas por el Día de la Mujer Boliviana tiene mucho de paradójico. Principalmente porque según uno de los estudios más difundidos en la fecha, siete de cada diez mujeres en el país -especialmente en áreas urbanas, donde se concentra la mayor parte de la población nacional- tienen un empleo vulnerable, es decir que trabajan por cuenta propia, es decir no son asalariadas. Solamente el 12,8% de las mujeres bolivianas trabajan en industrias o empresas con salario. Es decir sólo este porcentaje de mujeres bolivianas pueden beneficiarse con un día libre; las demás deben continuar haciendo peripecias para sobrevivir como todos los días del año.

De acuerdo con el estudio de ONU Mujeres, dos factores intervienen para que una mujer tenga un trabajo vulnerable: la falta de acceso a la educación y la costumbre laboral boliviana. "No tienen un salario estable o, simplemente, no tienen paga (...) ayudan en algunas labores a cambio de comida o de algo”, dijo Natasha Loayza, oficial nacional del programa ONU Mujeres.

ONU Mujeres reveló que el 64,1% de las bolivianas están en un trabajo vulnerable. La variable incluye a las trabajadoras familiares no remuneradas y a las empleadas por cuenta propia. En América Latina el índice en este ámbito llega al 30,5%.

Aunque las cifras son alarmantes, el diagnóstico no es sorprendente. De hecho, uno de los temas postergados en las políticas públicas en materia económica en Bolivia es la generación de empleos dignos y seguros para los bolivianos, particularmente para mujeres y jóvenes. Un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) de 2015 señala que un 14,5% de los jóvenes se encuentran en situación de desempleo, el 55,7% tiene empleos informales y siete de cada 10 cuentan con empleos inestables, temporales o eventuales, con ingresos que no alcanzan ni para cubrir alimentos básicos.

Las cifras oficiales, aunque admiten cierto aumento del desempleo en el país -durante su discurso del pasado 6 de agosto, el presidente Evo Morales dijo que para su Gobierno es una "enorme preocupación” la tasa de desempleo que ha crecido en el último año de 3,5% en 2014 a 4,4%-, no reflejan apropiadamente el enorme peso de la informalidad y el cuentapropismo en que se desempeña cerca al 70% de la población nacional según el CEDLA.

Usamos como sinónimos "trabajo” (que puede ser remunerado o no), "ocupación” (que puede ser cualquier forma de ocupar el tiempo de la persona) y "empleo” (que a su vez puede comprender desde el "empleo digno”, hasta el "cuenta-propismo forzado”). Esto desorienta el análisis y encubre situaciones de autoexplotación laboral a la que están obligadas muchas personas, especialmente un grueso de la población femenina, por la incapacidad estructural de nuestra economía para crear puestos de trabajo y oportunidades de empleo digno.

Altos costos para estar en planilla, persistencia de condiciones de discriminación y explotación, mayor esfuerzo para salarios más bajos y otros aspectos son las condiciones que la mayoría de las mujeres bolivianas están dispuestas (u obligadas) a aceptar a fin de acceder a los ingresos laborales que persiguen como necesidad.

¿Cómo resolver esta crisis en un escenario de falta estructural de empleos dignos? El especialista en el tema Enrique Velazco decía en una entrevista a Página Siete que "la solución radica en que el Estado, la academia y la empresa privada valoren el rol fundamental del empleo de calidad en el crecimiento económico y en el desarrollo social. Sin embargo, desde el Estado, aunque hay una reciente preocupación, las respuestas son aún inciertas y la empresa privada se mantiene a la retaguardia”. Para las mujeres esto implica la permanencia de condiciones de inequidad, discriminación y falta de oportunidades.

Ser el eslabón débil de una cadena frágil es una situación que viven día a día y una jornada de asueto es un gesto simpático, pero solamente para las que pueden apreciarlo.

PAGINA SIETE editorial








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com