inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 17 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Personaje
La Constitución y el poder


[2016-11-14]
FERNANDO MIRES
POLIS

“En una democracia no puede haber presos políticos”. La sentencia de Óscar Arias continúa siendo inapelable. En una democracia sólo pueden ir a prisión quienes han violado a la Constitución.

La frase del expresidente de Costa Rica, Óscar Arias, ya es famosa. “En democracia no hay presos políticos”. De todas maneras vale la pena preguntarse: ¿por qué en democracia no hay presos políticos?

En democracia suele no haber presos políticos aunque ha habido excepciones. Una hizo historia. Fue la prisión de los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti en los EEUU (1927). Ambos, sin haber sido agotados los procedimientos legales, fueron encarcelados y después ajusticiados por razones políticas. Sin embargo, el hecho de que haya sido un escándalo, de que hasta hoy la novela “Sacco y Vanzetti” de Howard Fast sea leída, de que la canción cantada por Joan Báez continúe siendo escuchada, demuestra que ese caso fue una excepción extrema. En cambio, lo que fue una terrible anormalidad en los EEUU era, durante ese mismo tiempo, la cosa más normal del mundo en la URSS.

Digamos mejor: en un orden democrático suele no haber presos políticos. La razón es la siguiente: una democracia comienza a existir cuando la vida social y política se encuentra reglada por la Constitución. En consecuencia, los que en democracia alegan haber sido condenados por razones políticas (los terroristas del ETA, por ejemplo) no han sido llevados a prisión por razones políticas sino por haber faltado a la Constitución de la misma manera que si un millonario va a la cárcel por evasión de impuestos, no es un preso económico; es simplemente un preso legal.

En democracia no existen tribunales políticos. Luego, no puede haber presos políticos. ¿Cuándo es político un tribunal? La respuesta es obvia: cuando el poder judicial al perder su independencia ha sido convertido en apéndice del poder político. Sin independencia judicial un tribunal no actúa en nombre de una constitución sino en el de determinadas personas. En las palabras de Michel Foucault, en nombre de cuerpos biológicos.

Foucault fue el pensador que más insistió en la tesis de que todo poder ejercido es corporal. Para el filósofo francés el poder era un bío-poder. En su conocido libro “Vigilar y Castigar” intentó incluso construir una arqueología de la opresión la que siempre, de una manera u otra, termina siendo biológica o corporal.

Pero como Foucault no era un filósofo político, nunca logró establecer la diferencia entre un poder constitucionalmente mediatizado y un poder directamente personal. Diferencia importante. Mientras en una democracia el cuerpo del ciudadano en vías de convertirse en un prisionero ha desobedecido a la Constitución, en una dictadura ha desobedecido a los cuerpos de las personas que detentan el poder.

Cuando el poder no es constitucional es personal. Por lo mismo, el dictador, al haber suprimido al poder judicial, ha impuesto a quienes no acatan su justicia un dilema personal. O el cuerpo del perseguido se somete al del dictador o será castigado. En ese dilema reside el germen totalitario de toda dictadura.

No toda dictadura es por cierto totalitaria. El totalitarismo es la radicalización hasta sus últimas consecuencias de una dictadura. Comienza, según Hannah Arendt, cuando ha desaparecido la línea que separa al mundo de la intimidad con el del espacio público. El dictador totalitario —así también lo entendió Orwell en su estremecedor “1984”— no sólo exige obediencia. Su objetivo es obtener la rendición corporal y por lo mismo, la espiritual de los ciudadanos. Por eso, agregaba Arendt, toda dictadura totalitaria conduce al reino del terror.

Un magnífico film alemán, ya un clásico, “La Vida de los Otros” (su director es Florian Henckel) , tuvo el mérito de llevar a la pantalla la lógica del totalitarismo. En ese film vemos cómo los espías se enteran del último resquicio de la intimidad: el de los orgasmos de la pareja de amantes espiados. El jerarca comunista que en ese mismo film exige poseer el cuerpo de la mujer espiada sólo llevó la lógica totalitaria hasta sus últimas consecuencias.

Tuvo entonces razón Foucault al dejar claramente establecido que el poder no es una noción abstracta. Los derechos humanos son, efectivamente, derechos del cuerpo humano. No tuvo razón al no haber sentado la diferencia entre un régimen dictatorial y uno democrático. En este último, si bien las leyes son dictadas por cuerpos humanos, después de haber sido inscritas en un libro se convierten en una valla destinada a protegernos de los deseos de poder de los gobernantes. Las leyes —lo dijo Aristóteles (“La Política”)— son la inteligencia sin las ciegas pasiones.

Bajo el dictado de la Constitución no somos ni mejores ni peores. Pero al menos ajustamos nuestros deseos de poder dentro de un marco que nos evita regresar a una condición natural donde reinan los seres más brutales, aquellos que al ponerse a sí mismos por sobre la ley, terminan situados fuera de ella. No sin razón algunos juristas denominan a la Constitución como el cuerpo legal.

“En una democracia no puede haber presos políticos”. La sentencia de Óscar Arias continúa siendo inapelable. En una democracia sólo pueden ir a prisión quienes han violado a la Constitución

El autor es filósofo, profesor emérito de la Universidad de Oldenburg, Alemania,

Mires.fernando5@googlemail.com

polisfmires.blogspot.com








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com