inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 17 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Personaje
Gracias por el mensaje señor presidente!


[2017-03-12]
Diego Ayo Saucedo

Que el presidente se vaya a Cuba a hacerse atender una sinusitis no es poca cosa. Salió aireado el vicepresidente García Linera a tratar de bobos a quienes osamos criticar semejante travesía. Quizás sí, admito junto a muchos, nuestra dosis de bobos, aunque, en todo caso, de bobos sufridos, pues no todos podemos ir a que nos curen una jaqueca, sinusitis o macurca al exterior como lo hace nuestro primer mandatario.

Sin embargo, seamos sinceros: creo firmemente que con este acto Morales nos dice mucho más de lo que sucede con la salud en Bolivia, que lo que nos dijo en su soporífero mensaje a la nación de enero. En esta ocasión realmente calza a la perfección la frase “una imagen vale más que mil palabras”. Gracias pues, señor presidente, por informarnos al menos tres aspectos dignos de consideración.

El primero, no es otro que una confesión a gritos: “bolivianos, la salud está mal en el país. Cinco médicos no han podido diagnosticar mi sinusitis, así que me largo de acá ya mismo”. Sí, el presidente con su peregrinación aérea nos ha dicho algo que nunca se animan a admitir: la salud no va bien en el país.

Ya lo intentó hacerles admitir el padre Mateo, quien con sus dos manos extendidas y abiertas nos instaba a invertir el 10% del presupuesto de la nación en este rubro de primera necesidad. Lo insultaron a gusto y terminaron por retirarlo del país. Este viaje reivindica al cura exiliado. Es casi una disculpa: “Padrecito, verdad nomás, usted tenía toda la razón, no está bien la salud en Bolivia así que me voy a tratar mi tos al exterior”. Coincide con el ranking Bloomberg presentado como estudio en 2015. Este estudio mundial, basado en datos oficiales de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos situaba en el puesto 93 entre 145 países del mundo con la peor puntuación de Sudamérica, solo por delante de Haití, ubicado en el lugar 107.

El segundo, luego de 11 años de autoproclamarse ‘el gobierno de los pobres’, constituye una revelación dramática: “Bolivianos, el que tiene plata y puede atenderse fuera, feliz de él, el resto que no tiene para pagar, que se las ingenie como pueda”. Es una invocación plutocrática: el que amolla, aunque sea con dinero público, sale adelante. ¿Y los yescas? Que busquen curanderos o hagan largas filas. No tengo duda que la salud del presidente es una prioridad de primer orden. Vale decir, si hay que mandarlo a Cuba, Estados Unidos o donde sea, voy a ser el primero en aplaudir. Pero, ¿por una sinusitis que repentinamente hace una pausa en su ataque para que el presidente vaya a conmemorar a Hugo Chávez, vuelva a La Habana, retome su pijama de enfermo y vuelva a hacer una casi-empanadita con Raúl Castro? Umm, insisto: ese lujo se lo da un millonario, bien millonario, que ve a los pobres comprando una aspirina, desde la cama de su habitación, en algún documental de Michael Moore.

El tercero, seguramente el más importante, es la verificación de algo que salta a la vista: “Compatriotas me equivoqué invirtiendo en canchas de fútbol, megaobras de lujo, alfombras persas y demás cosas, y no en salud, al menos no como debió haber sido necesario”. Gran cosa que Morales nos diga esto sin decirlo. Y es que sí, la frase es de cabecera: “como no usé bien el dinero de la bonanza debo ir a curarme a Cuba”, es elocuente de lo que sucede. Baste ver el excelente informe del senador Óscar Ortiz sobre el famoso programa Evo Cumple, Bolivia Cambia. A ver, el mencionado programa maneja desde el 2011 a la fecha casi 10.000 millones de bolivianos, o sea casi 1.500 millones de dólares. Solo se ha ejecutado aproximadamente el 40%, o sea sobra un 60% que nos dan 900 millones de dólares libres.

¿Se imagina usted amable lector el hospitalazo que podríamos montar con esa plata (con la décima parte de esa plata) sin necesidad de que Evo vaya a ninguna parte y de yapa logrando que otros miles de bolivianos se atiendan ahí? No, mis amigos, la cosa no transcurrió por ese derrotero. Y él lo sabe. Por eso mejor tomar un vuelo y hacerse atender allá.

En fin. Leyendo la columna publicada en Página Siete de uno de los mejores gestores de la salud pública como fue Javier Torres Goitia, Enfermedades huérfanas y políticas sin rumbo, del 6 de marzo, constatamos lo dicho no-dicho por Evo. Uno, mientras nuestros gobernantes anuncian la construcción de grandes hospitales, seguimos siendo el país con mayor mortalidad materna e infantil, por causa de la diarrea y los partos mal atendidos, o sea por razones absolutamente prevenibles; dos, a pesar de los anuncios de implementar un seguro único de salud, todo ha quedado como discurso.

Se alega que ‘no hay plata’, pero se siguen inaugurando museos, edificios presidenciales y/o teleféricos, que son muy costosos (esto último lo digo yo); tres, las cajas siguen siendo un botín poco transparente que no garantiza a los ciudadanos una adecuada atención en salud. Y, como corolario, se inaugura un costoso satélite dejando en claro que allá en el espacio vamos bien, mientras acá en la tierra nos morimos









 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com