inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 19 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Personaje
La mujer y el feminismo solidario


[2017-03-18]
Últimamente, el feminismo de la igualdad plantea con energía cambios que ojalá permearan la insensibilidad política actual. Riane Eisler sostiene que la verdadera "riqueza de las naciones” está en la economía del cuidado y reivindica el valor -por el momento ignorado- del trabajo de la mujer en el hogar. En nuestro país, Elizabeth Peredo, desde Trenzando Ilusiones, está respaldando esas tesis y el ecofeminismo, que es otro rubro de valiosas innovaciones para la defensa del desarrollo humano integrado con el suelo, el agua, el aire y todos los seres vivientes de la naturaleza en el regazo de nuestra madre tierra.

Javier Torres Goitia T.

El 8 de marzo pasado, Día Internacional de la Mujer, deliberadamente no participamos en homenajes circunstanciales o regalos de flores que se marchitan y nada cambia. Pensamos que las reivindicaciones de género no caben en un solo día. Son construcciones de toda la vida. Al igual que en salud pública, también aquí pueden darse políticas huérfanas o innovaciones creativas.

En los países subdesarrollados la mujer encara problemas más grandes que en los industrializados. La marginación social y la desigual distribución de la riqueza tocan extremos más agudos cuanto menor sea el desarrollo, lo cual afecta a mujeres y a hombres, pero dentro del extenso grupo de poblaciones marginadas la mujer está doble o triplemente discriminada.

Independientemente, en nuestra sociedad actual soporta la triple carga bien descrita por Jaime Breilh. La primera, como asalariada, trabajadora por cuenta propia o vendedora callejera de nimiedades (lindante o convertida en mendicidad); la segunda, como administradora del hogar , estirando los recursos para cubrir gastos de vivienda, alimentación, educación y otros; la tercera, universalmente reconocida, la de ser madre. Privilegio no limitado a la reproducción biológica de un nuevo ser, pues incluye su cuidado, alimentación, educación, antes y después de ir a la escuela, y la virtud de brindarle amor y enseñarle a amar a sus padres, parientes, amigos y, sobre todo, a todos los demás, solidariamente. En síntesis: educar un nuevo ser para una nueva sociedad.

Conceptualmente se distinguen dos clases de feminismo: el feminismo de la igualdad, que asume la defensa de las reivindicaciones de la mujer en el marco del desarrollo humano integral, sin ignorar que aún en este marco es importante recuperar la identidad femenina postergada, con derecho incluso a una discriminación positiva, y el feminismo llamado de la "diferencia”, que prioriza los derechos de la mujer frente a los del hombre, sin reconocer que en las circunstancias actuales interesan más las consonancias que las divergencias y el saber plantear acciones comunes masculinas, y femeninas. Felizmente el primero es el que más ha progresado.

Inteligente y consecuente con su sensibilidad femenina y su experiencia de madre, la mujer ha sabido potenciar sus reivindicaciones legítimas reforzando la de otros oprimidos. Ha logrado robustecer sus derechos y construir su propia identidad femenina en la defensa colectiva solidaria de la libertad y la justicia de mujeres y de hombres.

Esta virtud, de no restringirse exclusivamente a sus propios intereses y la de defenderlos en consonancia con anhelos compartidos con otros, es lo que ha dado sustento a sus reclamos y potenciado su eficacia. Desde un comienzo, la superación del concepto puramente biológico de las diferencias de sexo con el contenido social de género fue un avance trascendental. Tardó en asimilarse y aunque todavía hay autoridades que lo ignoran, se hermanó con el de generaciones y etnias, integrando un triple enfoque unitario de lucha en favor de la consolidación de un derecho que simultáneamente defiende a mujeres, niños y jóvenes, y sectores sociales postergados.

Cuando la mujer defendió su derecho al voto lo hizo como un anhelo plural de robustecer la democracia y la vigorizó. Al luchar por su derecho a decidir sobre cuándo y cuántos hijos tener, sublimó la reproducción humana, diferenciándola de la animal. Lamentablemente, todavía existen hijos no deseados con toda la problemática social que eso genera y, peor aún, tenemos en Bolivia, hijos ignorados, pero cada vez nos acercamos a la utopía de que cada niño nazca como fruto del amor de un padre y una madre que no sólo intercambian placer y cromosomas sino anhelos y esperanzas.

Últimamente, el feminismo de la igualdad plantea con energía cambios que ojalá permearan la insensibilidad política actual. Riane Eisler sostiene que la verdadera "riqueza de las naciones” está en la economía del cuidado y reivindica el valor -por el momento ignorado- del trabajo de la mujer en el hogar. En nuestro país, Elizabeth Peredo, desde Trenzando Ilusiones, está respaldando esas tesis y el ecofeminismo, que es otro rubro de valiosas innovaciones para la defensa del desarrollo humano integrado con el suelo, el agua, el aire y todos los seres vivientes de la naturaleza en el regazo de nuestra madre tierra.








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com