REPORTERO

inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 2 de Julio de 2020
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Personaje 
Crnicas de la india Mara Rosa


[2017-03-27]
Booom! booom! booom! De pronto comenzaron a suceder atentados y explosiones en un lugar y otro. Nunca antes Bolivia haba vivido tal violencia poltica, cuyos modos terroristas eran tambin ajenos. A principios de febrero de 1980 una explosin sacudi las oficinas del semanario Aqu que diriga el sacerdote jesuita Luis Espinal Camps, vehemente crtico de las dictaduras y defensor tenaz de los derechos humanos a quien los golpistas tenan en la mira.

Espinal Camps, vasco, gustaba de los chistes cidos y en privado era un bromista mordaz. Por entonces en Bolivia se practicaba un periodismo seorial, recatado, y en esos pocos meses de ensayo democrtico, entre 1978 y 1980, Espinal dio rienda suelta al periodismo de Aqu, llamando a las cosas por su nombre.

Hombre riguroso y ordenado, puntual como ninguno se duchaba muy temprano cada maana para estar en la radio Fides antes de las ocho, hora en que su programa sala al aire. Cada viernes por la noche asista al cine religiosamente portando una pequea linterna con la que alumbraba su libreta de apuntes, pues los sbados por la maana conduca un programa especial de crtica de cine. Muchas veces lo acompaaban sus amigos y compaeros de casa con quienes haba fundado una Comunidad Mixta de Laicos y Religiosos, unidos por su compromiso, solidaridad y visin poltica. All vivan cinco jesuitas y tres parejas jvenes. Diez comunistas en busca del paraso.

Cerca de las ocho de la maana del sbado 22 de marzo de 1980, en la casa de Luis Espinal son el telfono. Atendi Gloria Ardaya, compaera de su comunidad. Luis Espinal?, preguntaron desde radio Fides. Gloria respondi inmediatamente: No est, ya sali, pues saba de la puntualidad del religioso. El programa estara al aire en breve, pero Luis no haba llegado. Tras una breve pausa en esa voz de pronto invadida por el temor, Gloria oy la pregunta ms trgica de su vida: l fue a dormir?

No. Luis no haba dormido en casa. Su cama estaba intacta, la ducha tambin. La noche anterior Luis haba asistido, como todos los viernes, a su ritual cinematogrfico. La pelcula se llamaba Los desalmados. Qu cabrones! Haban previsto incluso el ttulo de su da final? Porque Los Albertos, el comando creado especficamente para cumplir la misin de deshacerse de ese cura comunista que tena a los milicos hartos, haban estudiado minuciosamente su rutina, sus horas y sus das. Luis Espinal saba bien que podra acabar mal pero, an as, valdra la pena. Porque

qu sentido tena la vida si no se viva por los dems?

Los das del atentado al semanario Aqu, antes y despus, el pas entero respiraba en zozobra, ola raro, ola a muerte. Gustavo Ardaya, hermano de Gloria, haba pasado algunas temporadas en casa de su hermana en aquella comunidad durante sus vacaciones o en sus das libres del Colegio Militar porque Gustavo era cadete. () Por eso, a principios de marzo de 1980, llam a su hermana Gloria desde el Ministerio del Interior donde estaba destinado como ayudante durante el gobierno de la seora Gueiler, pocos meses antes del golpe. Haba entrado por casualidad a la oficina del ministro, Antonio Arnez Camacho, y oy los planes siniestros de la cpula militar que as como saboteaba al gobierno de Gueiler, amasaba el golpe que vena.

Gustavo llam a Gloria para que advirtiese a Espinal del peligro: estaba en la mira.

Acabada la funcin, Los Albertos, desalmados, lo secuestraron, lo metieron a empellones en un jeep, Espinal grit, a golpes lo callaron, lo llevaron hasta el matadero donde lo golpearon salvajemente, lo destrozaron y le metieron 17 balazos en el cuerpo. Al amanecer del sbado 22 de marzo, un hombre encontr un pedazo de carne magullada a los pies de un basural en una carretera del Altiplano. Era el cuerpo de Luis Espinal Camps.

El asesinato de Espinal revel el carcter desalmado de la dictadura, pero la persistencia de su memoria demuestra que el alma colectiva de los bolivianos mantiene viva el alma libertaria de Luis Espinal.

(fragmento del libro indito Crnica de un parricidio)

Cecilia Lanza Lobo es periodista.

Descripcion imagen 2








 

  16:32:52 ROBORE :Candidato Presidencial ...
  15:52:49 BOLIVIA : pARO cIVICO este mir...
  15:43:36 Bolivia es la que menos remesas...
  15:20:03 BOLIVIA : Comienza una semana de...
  18:22:14 Boliviana apresada por narcotra...
  18:08:31 MEXICO : CIUDAD DE VILLa hermos...
  17:55:03 Bolivia banda Intergalctica P...
  16:50:28 BOLIVIA TIEMPO DE CUARESMA.
 
16:26:51 LA PAZ FARMACOS ADULTERADOS PUE...
  16:14:08 COCHABAMBA TIQUIPAYA INCENDIO D...
  15:56:59
Bolivia : Reputados policias so...

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...


 





















Doble Moral(es)
ERIKA BROCKMANN QUIROGA
2017-11-23
ERIKA BROCKMANN QUIROGA
DESDE EL FARO

Qu doble moral de Brennan: toma acciones de c...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com