inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 18 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Tu Reportaje
La fe del Vice


[2015-03-08]
CARTUCHOS DE HARINA
Por GONZALO MENDIETA ROMERO

Aunque la mayoría –incluido el Gobierno– ande ocupada en quiénes merecen la cárcel y el escarnio por el latrocinio del Fondo Indígena, me concentraré en un asunto aparentemente lateral. Se trata de (otra) alarmada declaración vicepresidencial, esta vez concerniente a lo sagrado.

Concretamente, a propósito de los millones perdidos en el Fondo Indígena, el Vicepresidente dijo: “A los corruptos ¡juicio!, pero no me toquen a la organización, la organización es sagrada, es histórica, es lo que sostiene la vitalidad de nuestra patria, de nuestra nación y nos sentimos orgullosos de ella. El Fondo Indígena es una conquista del pueblo boliviano…”.

El Vice aludió así a uno de los credos de su iglesia: la santidad de las organizaciones sociales. No es novedad; el Vice ya cantaba ese salmo cuando los demás porfiaban en discernir si era preferible vender refinerías con o sin licitación. Al Vice no se lo va a acusar de inconsecuencia en esta materia.

Chesterton sostenía que cuando se deja de creer en Dios se concluye creyendo en cualquier cosa, pero no me arrogaré el derecho a decidir qué es lo que merece ser sacralizado. “Nada hay más importante que lo sagrado para el hombre” decía quien presumió de certificar que Dios ha muerto, y voy a hacerle caso.

Aceptemos empero que no hay diferencia entre la excitada alocución vicepresidencial sobre las organizaciones sociales y los lemas de un cadete de primer año. Los brigadieres también recitan su lealtad a “la institución” (armada, policial, etc.), a la que sacralizan. En un país organizado hasta en el gremio de los afiladores de cuchillos no es rara la devoción por las organizaciones a las que uno pertenece o añora (como los exsacerdotes casados o los exguerrilleros que laburan en pupitres). En esto no se distingue el Vice de un policía, un curita diocesano o un fanático bolivarista.

Pero en el Vice hay un inocultable asomo de duda de lo poderosa que es su fe entre los bolivianos, cuando se ve obligado a advertir a los herejes: “no toquen a las organizaciones sociales”. Si éstas fueran tan sagradas como la mamita de Urkupiña, la advertencia sería superflua.

A lo mejor el Vice intuye que la fe en las organizaciones sociales puede menguar por casos como el desfalco al Fondo Indígena. Así pasó cuando una generación de militares insistió en que la suya era la institución tutelar de la patria. Y el país cambió de monserga porque los gobiernos militares blandían un paradigma de la tutela “levemente” brusco y venal.

Las instituciones son lo que se hace de ellas con el proceder, no con la labia, por encendida que sea. Y la decadencia de una fe o de una organización tiene síntomas. Uno de ellos es que sus fieles se tornen cínicos o devengan en falsos devotos. Fija que los dirigentes del Fondo Indígena para los que el Vice pide cárcel, juraban con el brazo izquierdo en alto, pero no creían tanto en la santidad.

En el MAS militan profetas que modificaron nuestro lenguaje. Su legado tiene logros como la mayor igualdad palpable en el trato que nos dispensamos. Pero un léxico desprovisto de nuevas formas de actuar, de una ética, es insuficiente para darle otro destino al país. La historia boliviana ha testimoniado reiteradamente ritos sin fe genuina, con cínicos o ventajistas haciendo las veces de fieles.

Al Vice le toca no sólo abogar por la santidad dogmática de los movimientos sociales, como quien defiende al Colegio Militar o al Wilstermann. Sería trágico que su fe acabara en una mera vía de empaquetamiento de intereses prosaicos. La acumulación originaria del capital también portaba ideologías que la legitimaron. Esos ejercicios en la historia son conocidos como para tragarnos ideologías sin rascar qué llevan dentro.

Los sueños de igualdad no deberían terminar apañando a una renovada generación de cuperos, como en la Revolución Nacional. Una tragedia así tendría un aire a Zaratustra si en pocos años alguien escribiera un libro y proclamara que los dioses en los que cree el Vice han muerto, y realmente fuera así.

El autor es abogado








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com