inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 16 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Tu Reportaje
El Decreto Supremo 21.060


[2015-09-05]
Eric Cárdenas
El Presidente y el Vicepresidente del Estado Plurinacional en estos días se han dado a la tarea de descalificar a una medida económica importante como fue el Decreto Supremo 21.060 y el 21.660, que emitidos el 29 de agosto de 1985, lograron parar y revertir el cuadro horroroso que dejó el gobierno de izquierda de la Unidad Democrática Popular (UDP).

Quienes vivimos la crisis económica y social de ese tiempo, recordemos que fue desatada precisamente por políticas públicas cargadas de ideología y no ciencia social, como también en alguna medida sucede en este tiempo, por los mismos actores (los izquierdistas en su variada gama) que ahora nuevamente gobiernan el país. En esos aciagos días de la crisis “udepista”, los productos de primera necesidad desaparecieron y había que hacer largas filas en locales de venta para procurar adquirir alguno. En el mercado de productos importados, éstos también desaparecieron, pues como el dólar era la mercancía más preciada, también desapareció y, en consecuencia, casi nada se importaba.

La hiperinflación desatada tenía una proyección hasta fines del año 1985 de llegar al 25.000%; en el momento de tomar esa medida llegó a 8.900%, y el valor de la divisa norteamericana se cotizaba en el mercado paralelo en hasta cerca de un millón y medio de pesos bolivianos. El país estaba paralizado y todas sus cifras económicas estaban por debajo de cero.

El terrible cuadro que hemos recordado, seguramente ha quedado como una de las peores crisis históricas del país y el mundo, precisamente lo que se debe evitar. Sólo Alemania después de la Segunda Guerra Mundial superó, en algunos índices, el cuadro boliviano.

No nos debe llamar la atención que los primeros gobernantes del régimen del cambio al socialismo (?), denosten esa medida, que significó un verdadero cambio en la orientación política del país, pues se cerró el modelo iniciado con la Revolución Nacional de 1952, en el que el Estado tuvo una importante responsabilidad, no sólo de planificar la economía, sino ser un actor de primera línea como gestor económico, modelo que en alguna medida se ha reinstalado en el gobierno del MAS.

El decreto 21.060 como cabeza de una política de mercado abierto, no sólo logró estabilizar la moneda nacional y la economía en general, sino que ordenó las variables de tributos e impuestos; los salarios que hasta ese tiempo estaban constituidos por decenas de bonos (recuerdo los bonos de carnaval, de Todos Santos, etc.); una estricta política de austeridad fiscal y sujeción invariable al presupuesto (hoy olvidadas por el Gobierno); la promoción en las funciones públicas de los más destacados profesionales y una racionalidad en el gasto público, entre otras.

No sólo influyó en la toma de la decisión de la nueva política económica y de repercusión social, a partir del decreto 21.060, sólo el cuadro de desastre del gobierno anterior, sino la baja de los precios internacionales de los minerales, que en algunos casos, como el estaño, casi no tenía precio y el aparato del Estado boliviano estaba paralizado. Es por ello que la medida política que tomó el entonces presidente Víctor Paz Estenssoro (considerado uno de los más destacados estadistas de nuestra historia), es un ejemplo en los medios académicos del mundo, en cuanto al estudio de medidas económicas salvadoras de cuadros de híper crisis, como la que vivimos en los años de gobierno del izquierdismo udepista.

Ahora resulta muy fácil criticar el pasado y vanagloriarse de éxitos cuyos resultados los juzgará la historia, cuando han sido los inéditos precios internacionales de hidrocarburos y minerales, los que nos han inundado de divisas estos últimos años, como nunca antes en la historia, situación que comienza a constreñirse peligrosamente, sin que las autoridades de gobierno tomen los recaudos aconsejables; más al contrario, persiste la política del gasto superfluo y del derroche.

Cuando acabó su mandato el ex presidente Paz Estenssoro, oficialistas y opositores aplaudieron su gestión, y este estadista premonitoriamente sentenció: “Este modelo tendrá una vigencia de 20 años”, y se cumplió, aunque el actual modelo es híbrido, impreciso y de gasto a manos llenas.

Ojalá que la afirmación del Vicepresidente de: “haber demolido el 21.060”, no resulte luego en la demolición, por el Gobierno actual, de un tiempo único en ingresos.








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com