inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 18 de Noviembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Tu Reportaje
Democracia dinamitera


[2016-05-15]
.......Una persona civilizada tiene profundo respeto y miedo ante un cartucho de dinamita, una persona inteligente también. La valentía, el arrojo no son virtudes, son características que sólo son valiosas si están unidas a otro tipo de valores nobles y pueden ser lo más depredatorio que uno puede imaginar si es que van aliadas a actitudes machistas o abusivas (como es el hacer ruido para promover temor en el adversario. Dicho sea de paso, un atavismo heredado de nuestro pasado animal).

La curva recta

El ruido de las explosiones de dinamita es ensordecedor. Esa no es una metáfora, es una realidad. Una explosión muy cercana puede romper los tímpanos de una persona y ésta puede perder la audición para siempre. En los desfiles, en las marchas y en las manifestaciones bolivianas más de un imbécil que estaba haciendo explotar dinamita ha perdido la mano, algunos algo más. Unos cuantos han perdido la vida. Esa es una costumbre no sólo salvaje, sino estúpida, sólo posible a partir de una enorme ignorancia y del más grande desprecio por la vida y la seguridad, no sólo de uno mismo, sino del prójimo (en el verdadero sentido de la palabra).

El ministro de Defensa, Reimy Ferreira, que tenía fama de académico, ha demostrado en el último tiempo que una persona sensible y de ideas razonables puede renunciar a las mismas si el entorno en el que se mueve, al cual es tributario, es adverso, y ha declarado recientemente a favor del decreto que ha lanzado el Gobierno anulando la prohibición del uso de la dinamita en manifestaciones sociales.

Ha dicho el Ministro que de no ser por la dinamita tal vez seguiríamos con Goni. Puede ser que eso sea verdad, pero precisamente por eso es que se debería justificar plenamente la prohibición del uso de la dinamita. Y esta no es una defensa a Sánchez de Lozada, sino a la convicción de que un Gobierno legítimamente constituido y salido de las urnas no puede ser expulsado por la calle, y menos por el uso de la dinamita. Recordemos que el primer muerto de El Alto, en Ventilla, en octubre de 2003, fue precisamente un inconsciente que se voló a sí mismo.

Ese episodio ocurrido en Ventilla y que fue denunciado en forma tergiversada, como si se hubiera tratado de una granada de mano utilizada por la Policía, fue el detonante que llevó a aquella horrible semana entre el jueves y el viernes 17 de octubre de ese nefasto año.

Pero más allá de las declaraciones del extraviado exrector y del temor que puede infundir -precisamente en estos momentos en que está claro que el Evismo ha perdido no sólo su glamour, sino el apoyo mayoritario del electorado boliviano y se está allanando el camino para que los grupos de choque del MAS ejerzan violencia callejera- la medida tomada el 1 de mayo es un terrible retroceso. Una democracia que desde un lado tiene que recurrir a la dinamita y al terror para defender sus argumentos es, en el mejor de los casos, una pseudo-democracia, pero puede convertirse fácilmente en algo completamente distinto.

La gente irracional -en este caso inclusive los dirigentes mineros- tienen que ser protegidos de sí mismos, de su propia estupidez. Una persona civilizada tiene profundo respeto y miedo ante un cartucho de dinamita, una persona inteligente también. La valentía, el arrojo no son virtudes, son características que sólo son valiosas si están unidas a otro tipo de valores nobles y pueden ser lo más depredatorio que uno puede imaginar si es que van aliadas a actitudes machistas o abusivas (como es el hacer ruido para promover temor en el adversario. Dicho sea de paso, un atavismo heredado de nuestro pasado animal).

Bolivia es posiblemente uno de los pocos países, cuando no el único, que tolera el uso de dinamita en un ambiente fuera de los lugares donde ésta es utilizada por motivos profesionales y bajo un estricto sistema de controles de seguridad. La prohibición surgida muy tardíamente hace casi cuatro años habría sido un paso muy positivo, más allá de que prohibía algo que no debería necesitar una reglamentación, debido a la obviedad de su peligrosidad.

Avergüenza el que se tenga que discutir sobre la pertinencia de usar explosivos en medio de grandes conglomeraciones de gente y pinta al Gobierno, y a sus aliados y simpatizantes, de cuerpo entero.

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.








 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com