inicio noticias economia turismo deportivo sociales cultural internacionales contacto
    Cochabamba, 21 de Septiembre de 2018
1 2 3 4 5
La libertad de expresión es patrimonio de la humanidad

Tu Reportaje
El (evitable) desencanto


[2017-01-01]
GONZALO LEMA
EL OTOÑO DEL PATRIARCA

Quizás aún no sea un aforismo político, pero la experiencia enseña, y bien, que nadie debe perpetuarse en el poder. Ni siquiera quienes tuvieron un buen Gobierno. No hace falta husmear tanto entre las leyes para afirmar esto, es más que suficiente el sentido común. Al cabo del tiempo previsto ya en la Constitución, siempre debe tocarle gobernar a otro. Es su derecho. Es la democracia. Sentido común y pudor.

En Bolivia es claro el afán de perpetuación. En la OTB, en la Junta, en el Directorio, en cualquier organización aunque no represente nada. Esta actitud también se explica por un profundo sentimiento de orfandad social. No somos nadie apenas bajamos de la nube o de la hojita flotadora merced a una brisa afortunada. Ser famoso, parafraseo a un argentino notabilísimo, no significa dejar de ser un desconocido. Un huérfano de cariño social. Ésta es una verdad inmensa. Nadie importa tanto como quisiéramos.

¿Qué sentido tiene discutir de leyes en esta coyuntura? La manifiesta voluntad del partido de gobierno ha tomado una decisión política antes de estudiar su necesaria viabilidad jurídica. Está claro que no le importa ese debate. Decidida la candidatura, sus valientes portavoces, los muñecos del ventrílocuo, arriesgan fórmulas nunca oídas en la vieja ciencia del Derecho. Es imposible tomarlas en serio para el necesario debate constitucional. No hay por dónde. Apenas sirven para la discusión fuerte, acalorada, en los cafés y en los bares. Es todo. Generan opinión virulenta. De la mala.

Se advierte, entonces, que es una decisión política dispuesta a romper todo cuanto esté al frente. Es la decisión de una voluntad numerosa, propia de un partido gigante que cree hacer el bien pero que destroza con torpeza inclusive su propia creación. Su sueño. Su ilusión. Su ideal. Su Derecho. Su orden. Su moral para que esta vida fluya. Busca, sencillamente, imponerse. Ni siquiera le importa su propio ser: el partido. Esta determinación apuntala al líder. Nada más que a él. Es fácil entender que el partido, el ser, renuncia al futuro largo para hervir y deshacerse en la coyuntura. Me imagino que es su derecho, que estaría en lo suyo. Sin embargo, concebido como tal, esto es: un instrumento eficaz para los pueblos, facilitador de la vida, no puedo menos que preocuparme. Que apenarme. No se pensaba así en el origen. Lo podría afirmar.

El líder del MAS-IPSP conserva aún la obligación histórica de hacer buena letra que viabilice, en el futuro, a indígenas, a campesinos, a gente de los sindicatos al democrático ejercicio del poder. Abrirles las puertas, antes de cerrárselas. Es imprescindible que esta gestión, que termina en tres años, sea el aval contundente para la alternancia en el Gobierno de los bolivianos de distintos orígenes y proveniencias. Se la debe transparentar como nunca antes. Se la debe fortalecer con gente idónea. Debe ser respetuosa. La clase media, la urbana, está atenta a dar o quitar apoyo. Su voto es definitivo. Ya lo sabemos.

Causa alarma que se tomen decisiones al impulso del entusiasmo. La postulación reiterada del presidente bien puede, de pronto, resbalar en una posición contraria al marco legal, a su estructura. Sería el mayor daño a los sectores originarios, campesinos y proletarios. Es decir: a su futuro. Esto es muy importante, porque la gran pelea sigue siendo la democratización de la democracia. Su profundización. Pero así como renegamos de un presidente empresario, se puede renegar de un presidente sindicalista. Uno representa a su sector de origen. Por eso es importante la conducta a Derecho. Por eso es importante dar buena nota. Porque detrás de uno vienen los otros con sus aspiraciones. No se los puede perjudicar. La opinión pública no quiere más a un empresario en la presidencia, por mucho de lo sucedido, pero siempre está a un paso de no querer saber más de un sindicalista. Se debe tener más cuidado que nunca. Reitero hasta llegar a la redundancia.

Por último, es bueno recordar que el desencanto todavía existe. Es un derecho natural que no requiere su registro en la Ley. La gente sufre ante su sola proximidad. Existe el desencanto amoroso, el de la amistad y otros. Lo curioso es que, pese a tanta decepción, aún existe el desencanto político. Se presenta como finísima fisura en el cristal o como profunda fractura, propia de un terremoto de verdad. Normalmente, después del desencanto viene el hastío. El rechazo. Qué difícil reconquistar a quien desencantamos debido a nuestra (evitable) torpeza.









 

  22:07:09 Diferencias entre el Papa y Tru...
  22:02:09 EEUU recortará su ayuda a lAmer...
  21:57:49 Turquía, líder en periodistas p...
  21:50:37 Emotiva visita de Ronaldinho a M...
  21:41:07 Marcha contra el aborto en Sant...
  21:27:32 Convocatoria para las eleccione...
  21:21:35 Día Nacional Contra el Racismo ...
  21:10:15 Nuevo plazo para la inscripción...
  20:53:34 Huanuni : Juk!us se llevaron20 tone...
  20:47:59 Mánchester: la bomba era "poten...
  20:32:43 Ferrocarril sin rieles ...
  22:53:28 Bolivia En Iquique : Venta de c...


 















El factor Venezuela en la parada militar
Pagina Siete Editorial
2017-08-11
El presidente Evo Morales, durante su discurso en la parada militar de este año, llamó a las Fuerzas Armad...
Mas detalles...




  Copyright 2011 Diseño del sitio:    Tunari.com